Belcolade: calidad, innovación y tradición en cada pedazo de chocolate

  • Puratos, compañía de origen belga y casa madre de Belcolade, celebra 100 años de existencia consolidándose como una de las favoritas por los chocolateros, pasteleros y panaderos en todo el mundo.

  • Puratos con su gama de chocolates Belcolade y Carat, ofrece un producto con los más altos estándares de calidad, confeccionado con el tradicional proceso belga.

En barra, en polvo, derretido o en pastelería, el chocolate es uno de los productos favoritos de todos los consumidores en el mundo. A pesar de que el consumo de semillas de cacao en la región, materia prima del chocolate, se remonta a más de 3.000 años de antigüedad, es hace pocos años que el chocolate de calidad ha tenido auge en el país.

Un chocolate es considerado de alta calidad si su compuesto es al menos 60% de cacao, mientras que la mayoría de chocolates comerciales tiene solamente un 10% y el resto es azúcar, grasas vegetales y artificiales.

Sin embargo, dentro del mercado de los chocolates de calidad, existe un producto que destaca por sus altísimos estándares y la excelencia de sus ingredientes: la gama de chocolates de Puratos, una compañía de origen belga que además ofrece productos de la mejor calidad en panadería y pastelería.

Esta compañía con 100 años de existencia y 35 en el país, llegó a Costa Rica tras identificarlo como uno de sus principales mercados en Latinoamérica y con más alto consumo de sus productos.

Puratos produce en Costa Rica toda su línea de panadería y de pastelería, generando 160 empleos directos y más de 1000 empleos indirectos, mientras que la chocolatería es importada de Bélgica y Chile.

“El chocolate ha sido considerado como el sabor preferido a nivel mundial y qué mejor galardón para los consumidores que degustar un chocolate de altísimos estándares de calidad ya sea real o sucedáneo. El mundo del chocolate encierra lujo y belleza y en Puratos contamos con el auténtico chocolate belga, el Belcolade en gama de sabor y textura nos permite descubrir verdaderos deleites al paladar y la línea Carat resalta las

mejores características del chocolate, pero con la practicidad de ser sucedáneo”, explicó Melissa Camacho, Junior Product Manager Chocolates.

Puratos ofrece chocolates para cualquier aplicación, características y sabor. Dentro de la gama hay chocolates amargos, leche y blancos que son producidos en una fábrica en Erembodegem, Bélgica con una amplia paleta de sabores. Su mercado meta son todas aquellas personas de la industria alimentaria que trabajan con chocolate, siendo uno de sus principales objetivos inspirar a estos profesionales a que adapten las recetas tradicionales y descubran aplicaciones innovadoras en pastelería y chocolate, combinando sus productos con nuevos sabores.

La gama de chocolates Puratos se divide en Belcolade y Carat:

Belcolade se traduce a una experiencia que proviene de la selección cuidadosa de los granos de cacao de la mejor calidad en todo el mundo. Para garantizar los estándares que se ajustan al mercado actual, solo se utiliza manteca y vainilla 100% natural en todos sus productos.

Los chocolates se elaboran de acuerdo al proceso tradicional belga de mezclar, moler, triturar y atemperar, un proceso que se ha perfeccionado con décadas de experiencia para obtener el sabor único del chocolate Belcolade.

Por otra parte, Carat es un chocolate sucedáneo, compuesto de polvo de cacao y grasas vegetales, como el aceite de palma o el aceite de coco. Se ve como el chocolate y sabe a chocolate pero es mucho más fácil de utilizar ya que solamente se derrite y funciona para cualquier aplicación. La gama Carat destaca por su calidad superior, excelente experiencia al sabor y la textura adecuada.

Asimismo, Puratos realiza compuestos de chocolate a la medida de los gustos locales, fabricados en las plantas de todo el mundo. La producción local también garantiza que los clientes puedan confiar en los mismos estándares de calidad y consistencia del producto, independientemente de dónde los compren. Esto permite desarrollar conceptos innovadores que traigan una nueva vida al mundo.

Esta compañía intenta responder a los deseos de cada consumidor moderno por una experiencia de sabor única. Para hacerlo, utilizan un laboratorio de gusto móvil para analizar las preferencias de sabor de decenas de miles de consumidores. Con esta información, se elaboran chocolate a base de estos gustos, respondiendo a los patrones locales y globales.

“Estamos seguros que el 2019 será un gran año para Puratos, ya que traemos muchas novedades para nuestra región en todas las categorías. Nos preparamos para los próximos 100 años de forma diferente: buscamos continuar apoyando a nuestros clientes a desarrollar mejores productos, a los agricultores de cacao a través de iniciativas como Cacao Trace; a chocolateros, panaderos y pasteleros a través de entrenamiento y a

jóvenes para que desarrollen su talento y encuentren una profesión”, explicó Evelyn González, Directora de Mercadeo para Puratos Centroamérica.

Para adquirir los productos de Puratos, puede contactarlos al +(506) 2573-7511 o por medio de la página web www.puratos.co.cr

Cacao-Trace: una iniciativa que mezcla el chocolate con responsabilidad social

Cacao-Trace es un programa único, de beneficio mutuo, que se basa en el conocimiento, capacitación y experiencia local con los agricultores de cacao, permitiéndoles ser más productivos y sostenibles. Al ayudar a los agricultores a aumentar el valor de su cacao, se disfrutará de un chocolate de mayor calidad

Actualmente, el programa está activo en Vietnam, Costa de Marfil y Filipinas, y se planea extender gradualmente a otros países de África occidental y América del Sur.

Cacao-Trace es sinónimo de granos de cacao de calidad, fáciles de rastrear y sostenibles. La mejora continua está integrada en el programa y se valida a través de auditorías independientes de terceros.

Sobre Puratos

Puratos es un grupo internacional que ofrece una gama completa de productos innovadores, materias primas y experiencia en aplicaciones para los sectores de panadería, pastelería y chocolate. Sus oficinas centrales se ubican a las afueras de Bruselas (Bélgica), donde se fundó la empresa en 1919.

Un siglo después, sus productos y servicios están disponibles en más de 100 países en todo el mundo, y en muchos casos, son producidos por su red de subsidiarias locales. El objetivo principal de Puratos es ser “socios confiables en innovación, ayudado a sus clientes en todo el mundo a entregar alimentos nutritivos y sabrosos.