Estudiante tico diseña solución de reconstrucción de oreja para atender la microtia

  • Egresado de Diseño de Productos de la Universidad VERITAS, desarrolla proyecto que permite agilizar el proceso de cirugía de la microtia

  • De pasar la prueba y validación respectiva, el dispositivo podría aplicarse a los pacientes con esta malformación

Andrés Quirós Castro, un joven de 24 años, desarrolló un proyecto llamado “Suli” que permitiría agilizar el proceso de cirugía de la microtia, una malformación congénita que afecta el pabellón externo de la oreja. De esta manera, los cirujanos podrán reducir tiempo en una sala de operación, aumentando la precisión del implante gracias a esta innovación.

La idea nació como parte del proyecto de graduación de Andrés, con el fin de obtener su título en Diseño de Productos en la Universidad VERITAS. El egresado logró la creación de un kit de guías quirúrgicas para tratar la microtia, cirugía que se realiza con mucha frecuencia en el país y que depende de la habilidad del cirujano a cargo, además de los costos elevados que representan.

Primeramente, el médico toma las medidas de la oreja a reconstruir y mediante “Suli” se genera el dispositivo con el cuál se formará el nuevo órgano. “Este concepto está parametrizado, esto quiere decir que el modelo que se está observando en la computadora está condicionado y diseñado en base a una serie de funciones y ecuaciones, donde el cirujano únicamente coloca las medidas e inmediatamente obtiene el contorno exacto de la oreja.”, explicó el egresado.

Luego, los médicos extraen cartílago de las costillas del pecho del paciente y lo esculpen en una estructura similar a la oreja. Una vez que toma la forma correcta de la oreja, ya se puede implantar en el paciente.

Diseño con propósito

Este proyecto se encuentra en etapa de prueba y validación en un hospital público costarricense, donde su fin es implementarlo en futuras operaciones, logrando reducir la cirugía a un 50% del tiempo y ofreciendo una mayor precisión, tanto para el cirujano como para el paciente.

“En otros países podemos encontrar soluciones más avanzadas, pero actualmente en Costa Rica no se cuenta con ninguna de ellas, ahí fue cuando al conocer de cerca esta enfermedad congénita en el hospital, nació mi curiosidad y decidí generar un impacto social, buscando realizar un proyecto que estuviera fuera de lo normal”, mencionó Andrés.

El joven originario de Curridabat, se graduó con mención de honor en la Universidad VERITAS y actualmente, se encuentra desarrollando otros proyectos para empresas internacionales, enfocados en aquellos que generen un impacto para la sociedad importante. Su visión se dirige en continuar trabajando de la mano con instituciones que se interesen por ser un apoyo social.

Acerca de Universidad VERITAS

La fundación de Universidad VERITAS se remonta a 1968. Fue la primera universidad privada en Costa Rica, y este año celebra 50 años de brindar educación superior de excelencia, siempre con una visión holística y vanguardista.

La Universidad VERITAS es reconocida como la mejor universidad en diseño y comunicación del país y de Centroamérica. Símbolo de calidad académica, la universidad cuenta con certificaciones de calidad Sinaes en varias de las carreras. Además, es reconocida internacionalmente como la única licenciatura en Cine y TV de Centroamérica, el único Programa Internacional de Moda de la región, la primera licenciatura en fotografía de Centroamérica y por 4 ocasión consecutiva la Escuela de Animación recibió la distinción como la cuarta mejor escuela en Latinoamérica y está entre las mejores 100 del mundo.

La Universidad cuenta con un amplio portafolio de estudios de educación continua y carreras entre las que destacan Animación Digital, Fotografía, Cine y Televisión, Diseño de Moda, Diseño de Productos Industriales, Diseño y Comunicación Visual, Arquitectura y Arquitectura de Interiores.

Acerca de LCI Education

LCI Education nació con el LaSalle College de Montreal, fundado en 1959. Con presencia actualmente en 5 continentes, la red LCI Education tiene 24 campus de educación superior y cerca de 2 500 empleados ofreciendo formación a más 15 000 estudiantes en el mundo cada año. De un país al siguiente, LCI Education favorece la armonización de sus programas, los cuales cuentan con gran flexibilidad y el mejor control de calidad de sus servicios con un profundo respeto hacia las distintas culturas con que trabaja.