ALMAY regresa al país

Con sus productos más icónicos y una nueva colección de labiales

La marca de cosméticos, que nació a partir del sueño de un químico de crear maquillaje hipoalergénico para su esposa, vuelve con renovadas fuerzas al mercado nacional, para convertirse en uno de los mejores aliados de las costarricenses para lucir un rostro fresco, ligero y saludable.

 Los productos Almay son dermatológica y oftalmológicamente probados; no contienen aceites ni fragancias. Por su formulación e ingredientes, resultan ideales para personas de piel y ojos sensibles, así como para quienes utilizan lentes de contacto.

Está comprometida a crear productos que no solo ayuden a resaltar la belleza natural que distingue a cada persona, sino que también incluyan componentes que cuiden su piel.  Es además una marca libre de crueldad animal.

“El maquillaje debe servirnos para expresar la individualidad. Nuestras diferentes líneas de productos buscan destacar los rasgos que hacen hermosa y única a cada persona, a la vez que contribuyen a mantener su piel lozana”, indica Carla Vargas, gerente de Almay en la empresa Mercorica S.A., nuevos distribuidores oficiales de la marca en el país. 

Con la participación de empresarios, medios de prensa, bloggers, modelos y personalidades del mundo del entretenimiento, la marca celebró su relanzamiento en Costa Rica la noche del martes 25 de junio, en el bar premium Selvática, situado en Barrio La California. Durante la actividad, mostró su abanico de productos para el mercado nacional. 

Adiós a la piel grasa. Clear Complexion™ es una de las colecciones para maquillaje del rostro más buscadas por las seguidoras de la marca.  Comprende base, concealer, polvo compacto y Blemish Armor™, para piel oleosa, grasa y con acné.

Además de dar a la tez una apariencia uniforme, fresca, sin brillos indeseados, estos productos hipoalergénicos contienen una fórmula de ulmaria rico en ácido salicílico de máxima resistencia, que contribuye a despejar y curar manchas ocasionadas por acné, así como a prevenir futuros brotes de espinillas. La camomila (manzanilla) presente en estos cosméticos también ayuda a calmar los brotes que ya tenga la persona. 

“La base ayuda a equilibrar la piel, sin que esta luzca sobrecargada o densa. Por su parte, el concealer permite disimular granos o manchas que aparezcan; mientras que el polvo compacto sella el maquillaje para que los efectos que buscamos se prolonguen por más tiempo”, agrega Jonathan Núñez, maquillador internacional de Almay para Latinoamérica y el Caribe.

La marca de origen estadounidense también trae de vuelta al país su Blemish Armor™, un tratamiento contra el acné focalizado.  Este producto crea un “parche" invisible sobre las manchas;  su uso diario contribuye a que estas se minimicen.

Piel hidratada y luminosa. El primer 5 en 1, con microesferas verdes y de lavanda, refina, corrige, perfecciona, hidrata y matifica.  Su fórmula liviana permite que pueda utilizarse ya sea solo o debajo de la base.

“Este producto, uno de los más icónicos de la marca, mejora el aspecto general de la piel, pues ayuda a igualar el tono de la misma, a reducir la aparición de enrojecimientos y a suavizar instantáneamente”, agrega Núñez.

Dentro del portafolio de Almay para el rostro, se incluyen los iluminadores líquidos Soft Glow y Nude Glow, el primero es especial para pieles con tonos claros, mientras que el segundo va  dirigido a  tonos medios y oscuros.  Ambos brindan el nivel perfecto de luminosidad y agregan dimensión en ciertas áreas, para resaltar los mejores rasgos o características.

Smart Shade™ es el nombre de la línea de bronceador y rubor en polvo que ofrece la marca en el mercado.  

Con una fórmula suave y ligera que se desliza con facilidad sobre la piel,  el bronceador incluye tres tonos de color ladrillo, que permiten crear la mezcla perfecta para una apariencia bronceada en cualquier tono de piel.Por su parte, el rubor comprende cuatro tonos de color en degrade, para combinar y componer el tono de rubor más favorecedor.

Ojos y labios vibrantes.  Las sombras Almay Shadow Squad™ se inscriben en la tendencia monocromática que se ha expandido entre los productos de belleza.  Cada paleta,  con un práctico tamaño, ofrece un tono con cuatro acabados: mate, metálico, satinado y brilloso.

Con su cepillo en forma de “megáfono” y una exclusiva fórmula voluminizadora, la máscara Mega Volume™ permite lucir unas pestañas sorprendentes largas y  abundantes.

Almay completa su portafolio de relanzamiento en Costa Rica con los nuevos labiales Lip Vibes, cuyos llamativos empaques exaltan la naturaleza y comparten palabras y frases que inspiran.

Estos productos tienen vitaminas E y C, manteca de karité y esferas hialurónicas,  para hidratar y nutrir.  En Costa Rica, se contará con siete labiales  mate, siete  cremosos y un tooper (efecto tornasol).

Lip Vibes ofrece acabados de alta intensidad. Sus ingredientes no solo suavizan y cuidan los labios, sino que además les aportan un efecto óptico de mayor volumen, gracias a las esferas hialurónicas.

“Shake it up, Worry Less, Dance Now, Be Fearless, Treat Yourself, Get Crazy, Hit Snooze, Never Regreat, Love Yourself, Call Out, Sleep Later, Be Strong, Believe, Girl Boss y Eat Cake, son los nombres de los quince tonos que Almay introducirá en Costa Rica.  Para satisfacer los diversos gustos, tendremos labiales nude, con efecto tornasol, así como rojos, vinos y morados”, añade la gerente de marca.  

Los productos Almay están disponibles en los principales supermercados y tiendas departamentales del país. Para más información, los interesados pueden enviar un mensaje por inbox a la página en facebook @BellianceCR.

Pionera. 

Almay nació en 1931 y lleva el nombre de sus fundadores, Alfred y Fanny May Woititz. La historia de esta exitosa marca, que hoy está presente en más de cien países, comenzó cuando Fanny May buscaba productos cosméticos que no irritaran su piel sensible.

Su esposo Alfred, quien era químico, empezó a experimentar con el maquillaje para encontrar ingredientes más puros y suaves. Con la ayuda del dermatólogo Marion Sulzberger, desarrollaron la primera marca de cosméticos con ingredientes hipoalergénicos.

Almay, cuyo nombre se inspira en el de sus fundadores Alfred y Fanny May, también es pionera en elaborar productos sin perfume y mostrar todos los ingredientes utilizados en las etiquetas de sus productos.

Desde 1987, la marca forma parte de Revlon. Actualmente, cuenta no solo con cosméticos, sino también con toallitas desmaquillantes, entre otros.

La compañía es libre de crueldad animal. Eliminó las pruebas en animales en todas las fases de investigación, desarrollo y fabricación de sus productos desde hace más de 20 años.