Sociedad debe dejar de normalizar Relaciones Impropias

  • Naturalizar relaciones de abuso entre adultos y menores de edad es parte fundamental de la problemática según expertos

Tras la tragedia del sábado anterior en Cutris de San Carlos, la Fundación Paniamor expresa su dolor por lo ocurrido y se suma a las muestras de preocupación por la forma en la que estos casos son reportados en los medios de comunicación.

“Lamentamos el hecho y sentimos también cómo se reporta”, indica Gilda Pacheco, directora ejecutiva de Paniamor, señalando la normalización de los hechos como uno de los detonantes que para que las Relaciones Impropias, penadas por la Ley 9406 desde enero del 2017, se sigan dando en nuestro país.

"Sabemos que un cambio cultural no se puede dar por decreto y es aquí donde los medios de comunicación tienen un papel fundamental en la transformación de nuestra sociedad", afirma la Directora Ejecutiva de Paniamor.

Según lo establece dicha ley en su Artículo 159, cuando se den relaciones sexuales con personas menores de edad, será sancionado con pena de prisión.

Por lo tanto, mientras que no se demuestre que estas situaciones estén dentro del delito tipificado como ‘Violación’, son ‘Relaciones Impropias’ y no deben ser llamadas de otra forma.

“Se sigue naturalizando una relación en la que una niña de 13 años con un hombre de 45, aduciendo que puede llamarse a esto ‘noviazgo’, cuando claramente hay una desigualdad de poder que hace imposible una relación entre iguales, por lo que hay abuso constante en contra de la víctima menor de edad”, enfatiza Pacheco y recalca:

“No puede aceptarse por nuestra sociedad ni por ninguno de sus componentes como una relación consentida”.

¿Cuáles son las consecuencias para una adolescente en una Relación Impropia? La directora del proyecto AMELIA (Adolescentes Madres Empoderadas Libres y Autonómas) de Fundación Paniamor, Kattia Rojas, asegura que una de los principales daños a las personas menores de edad que sufren estos abusos es cortar su etapa de aprendizaje, un periodo en que estas niñas, niños y adolescentes deben estar aprendiendo.

Esto es lo más evidente, pero no lo único. “Se les pone en situación de abuso, se coarta la libertad, se les aísla, no se pueden relacionar con sus pares, esta persona agresora las lleva, las trae, controla todo en sus vidas”, asegura Rojas.

Por estas razones, la Fundación Paniamor insta a la sociedad costarricense y de manera especial a los medios de comunicación a no nombrar estos casos de abuso ‘noviazgo’.

Paniamor reconoce con esperanza las reacciones que este tratamiento ha generado por parte del Colegio de Periodistas y Comunicadores de Costa Rica (Colper), el Instituto Nacional de la Mujer (Inamu) y distintas diputadas, de llamar a los distintos comunicadores a hacer un cambio en su cobertura de estos eventos.

Esta nueva forma de afrontar tales situaciones dan muestra de los avances de nuestra sociedad en el camino a prevenir toda situación de abuso en contra de nuestras niñas, niños y adolescentes.

https://paniamor.org/entusmanos