Conozca los diferentes tipos de daños que presentan sus llantas

Quedarse varado en carretera por una llanta estallada puede ser un indicador de que algo anda mal, sin embargo en muchas ocasiones esperamos a que algo así pase para enterarse del estado real de esta parte de nuestro vehículo, por lo que es importante conocer los diferentes tipos de daños más frecuentes para evitar este tipo de imprevistos en carretera y desembolsos de dinero mayores.

El buen estado de las llantas interviene en la seguridad del conductor ya que es el punto de unión entre el suelo y el vehículo, permitiéndoles  guiar el vehículo con precisión en cualquier tipo de suelo y condición climática.

“Son muchos aspectos los que intervienen en el desgaste de los llantas, algunos por desconocimiento, otro por factores externos y hasta por daños en el mismo vehículo, es por esto que es importante revisarlas diariamente antes de emprender cualquier viaje, se debe evidenciar  la presión,  el desgaste, y pasando la mano lograremos detectar cualquier anomalía tanto a nivel interno como externo” afirmó Ricardo de la Peña, Experto Mecánico de Autopits.

Entre algunos de esos daños más comunes se encuentran:

-          Deformaciones en forma de óvalos, causadas por el sobre inflado de las llantas.

-          Debilitamiento de las bandas laterales, debido a la baja presión.

-          Llantas picadas, que se generan por usos inadecuados de tipos de llantas en carreteras, esto debido a que hay llantas para aplicaciones específicas como carreteras, tracción,  barro y carga,  ya sea para camiones o microbuses.

-          Desgastes internos y externos laterales de las llantas, provocados por des alineamiento en la suspensión y dirección (trasera o delantera)

-          Desgaste general en la llanta, esto debido a que se utilizan llantas de diferentes medidas en el mismo eje, por lo que al girarlos a diferente velocidad dañan y generan alturas.

 

Recomendaciones

 Las llantas tienen un  60% de desgaste mayor en la parte delantera que en las traseras, por el giro del volante y capacidad de frenado, por lo que la recomendación es realizar una rotación cada 10.000 km para generar una vida útil más efectiva.

Realice una revisión general del vehículo máximo cada 6 meses, esto permitirá evaluarlo integralmente y así evitar daños más graves.

Además, para conocer la presión correcta que deben utilizar las llantas de acuerdo al vehículo, se puede verificar en la puerta del conductor, en el marco de la puerta o en la tapa de combustible, ahí encontrará una etiqueta indicando las presiones correctas. 

La vida útil de las llantas oscila entre los 40 mil y 70 mil kilómetros y en el caso de las Run Flat pueden rodar máximo 100 mil km sin ser reparadas, para que aspectos fundamentales como estabilidad, suspensión y frenada puedan funcionar eficientemente.