Científicos identificarán más biodiversidad en II Taxatón en La Sabana

   Se realizarán estudios físicos y químicos del agua y sedimentos del lago, además de inventario de mamíferos, hongos, aves y más especies

El II Taxatón en el Parque Metropolitano La Sabana, iniciativa del Proyecto Huella Verde – UNED y el Proyecto de Rearborización- impulsado por -Scotiabank e ICODER- y que tiene como objetivo realizar un análisis minucioso de la biodiversidad que habita en sitio.

Taxatón, es el nombre de la actividad que se realiza y que tiene como objetivo hacer un inventario exhaustivo de la biodiversidad que habita en La Sabana. Taxonomía puede definirse como la rama de la ciencia que se encarga de clasificar los seres vivos.

Durante hoy y mañana, expertos en taxonomía convertirán el pulmón capitalino en un laboratorio natural y analizarán de forma terrestre: macrohongos, insectos, aves, plantas, mamíferos diurnos y nocturnos, anfibios, reptiles y el estado fitosanitario de los árboles. En el lago se analizará la biodiversidad: peces, camarones, caracoles, algas y macroinvertebrados.  Además se realizará un estudio físico-químico del agua y los sedimentos del lago.

“El I Taxatón nos permitió identificar 341 especies en el Parque y es por eso que en esta segunda ocasión esperamos resultados igual de exitosos que nos permiten comprobar que la rearborización ha dado frutos y permite que más especies lleguen a La Sabana”, explicó Armando Soto, Coordinador Técnico de Scotiabank para el Proyecto de Rearborización de La Sabana.

En este II Taxatón participan especialistas de la Universidad Estatal a Distancia y estudiantes de la Red Restauración Ecológica; también funcionarios del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas (IRET-UNA), de la Escuela de Geografía de la UCR, estudiantes de la UTN, una estudiante de posgrado de la UCR, dos estudiantes del CIMAR-UCR y especialistas independientes.

“Para el ICODER, La Sabana se ha convertido en un aula abierta, donde no solamente es un espacio en el que se desarrolla el deporte y la recreación, sino ahora integra la biodiversidad y el cuido del ambiente. El Taxatón es sumamente importante, ya que nos da un parámetro positivo sobre todo el trabajo que se ha venido realizando desde el 2011 con el Proyecto de Rearborización y a su vez, permite educar a todas las personas en el tema de las especies. Este trabajo nos compromete a enseñar el entorno en que vivimos de otra manera y explicar que todas esas especies son parte de nosotros. Estamos aportando un espacio necesario para la biodiversidad y logrando nuestros objetivos”, menciona Lisseth Villalobos de Gestión de Proyectos del ICODER.

Cada grupo de investigación determina la metodología a utilizar y presentará los resultados para ser publicados en una memoria o en una publicación científica, cuyos objetivos son:

·      Identificar la biodiversidad que alberga La Sabana, después de un proceso de rehabilitación ecológica reciente.

·      Crear sinergias entre instituciones e investigadores.

·      Fomentar la sensibilización ambiental sobre la restauración y conservación de espacios naturales urbanos.

·      Promover la ciencia ciudadana.

“El trabajo en espacios urbanos como La Sabana puede asociarse a la Ciencia Ciudadana, donde la generación de conocimiento en una actividad como el Taxatón, permite acercar a las personas a la ciencia, facilitando que puedan comprender y apreciar mejor el entorno que los rodea”, comentó Mery Ocampo, Coordinadora del Proyecto Huella Verde-UNED.

Según Rocío Zamora, Gerente de Relaciones Públicas de Scotiabank, el Parque está cambiando su cara y se demuestra el éxito de un proyecto que beneficia a toda la población, más aún, a los que visitan La Sabana todos los días.

“Nuestro compromiso es y seguirá siendo convertir La Sabana en un verdadero bosque urbano con una amplia representación de la gran biodiversidad presente en Costa Rica. Nos sentimos muy orgullosos de complementar este Proyecto de Rearborización con un esfuerzo de ciencia ciudadana y que además ofrecerá importante información biológica para la administración del Parque”, señaló Zamora.

Metodología de trabajo

Los inventarios dieron inicio a las 5:30 a.m. debido a que es cuando los investigadores han notado el mayor pico de actividad de algunos grupos taxonómicos como las aves, menor presencia de humanos, de vehículos y bicicletas que pueden alterar la toma de datos por el ruido.

Los recorridos para la observación incluyen toda el área perimetral del Parque, así como los sectores que han sido rearborizados, de tal manera que se está haciendo una búsqueda intensiva de especies de diferentes especies.

La actividad contempla el uso de redes de niebla, redes de golpe, guantes de cuero, jaulas,  bolsa de lona, libro de identificación, regla, lupa, lámpara de cabeza, cámara fotográfica, binoculares, estereoscopios, tijeras podadoras, cinta topográfica, entre otros equipos y materiales.

Resultados del I Taxatón

·      Plantas: 284 especies de las cuales 219 corresponden a árboles y 65 hierbas.

·      Aves: 43 especies.

·      Insectos: 3 especies de libélulas, 2 larvas de moscas que desarrollan su ciclo de vida en el agua del lago.

·      Crustáceos: 1 especie tipo de camarón de origen asiático.

·      Mamíferos: 3 especies de murciélagos, una especie de zarigüeya y una de ardilla.

·      Moluscos: 3 especies de caracoles.

·      En total durante el conteo de dos días se obtuvieron 341 especies.

Acerca del PROYECTO DE REARBORIZACIÓN PARQUE METROPOLITANO LA SABANA

En abril del 2011 Scotiabank en alianza con el ICODER y con la colaboración de instituciones como el SINAC, el Ministerio de Justicia, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Preserve Planet, unieron sus fortalezas para convertir al emblemático “pulmón capitalino” en el ecosistema ideal para que especies nativas desarrollen su ciclo de vida dentro del parque.

El Parque Metropolitano La Sabana ha sido catalogado por especialistas forestales como un “desierto verde” pues a pesar de que cuenta con más de 6.498 árboles a lo largo y ancho de sus 64 hectáreas; de ellos, el 50% no tienen un buen estado, pues además de que en su mayoría son especies exóticas, con el paso de los años se han ido enfermando y dañando.

Para la rearborización se realizó un estudio a 6.498 árboles, para así hacer la escogencia más adecuada, el trabajo de campo contempló también entre cosas, un censo, análisis fotográfico, estudio de suelos, estudio fitosanitario del área de protección del lago, zonificación del parque e identificación de especies.

Se espera que la iniciativa culmine en el 2018. Si usted desea conocer más sobre el proyecto puede visitar www.unanuevasabana.com o en las redes sociales Facebook y Twitter.