150 mil jóvenes costarricenses no estudian ni trabajan

• Costa Rica encabeza el desempleo juvenil en Centroamérica
• Programa desarrollado por Aldeas Infantiles SOS en conjunto con Ferretería EPA busca la inserción laboral de jóvenes nacionales.

Datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) indica que en nuestro país hay cerca de 150.000 jóvenes con edades entre los 15 y los 24 años que no estudian ni trabajan. Estos datos colocan a Costa Rica en la cabeza del desempleo juvenil en Centroamérica. Teniendo esto en cuenta la organización Aldeas Infantiles SOS y Ferretería EPA lanzan la campaña “Construyendo Oportunidades” para apoyar programa de empleabilidad a favor de jóvenes de Costa Rica mediante el programa llamado “Ayudar es sencillo”.


Los costarricenses pueden formar parte y contribuir a esta iniciativa realizando una donación por el monto que deseen al momento de pagar su compra en cualquiera de las 5 Ferretería EPA (Belén, Curridabat, Desamparados, Escazú y Tibás). “Buscamos proyectos alineados a nuestros focos de acción en el área de responsabilidad social empresarial a través de la formación en oficios. Este proyecto se ajusta a este foco ya que pretendemos poder mostrarles, a través del programa, un panorama diferente a los jóvenes que no tienen esa oportunidad y que ellos vean que existen otras realidades”, explicó Andrea Aguilar Coto, Jefe de Iniciativa Comunitaria de Ferretería EPA.


“Construyendo Oportunidades” apoyará en la formación técnica y de capacidades para la vida autosuficiente a 75 participantes del programa de Empleabilidad y Habilidades para la vida. Adicionalmente busca impactar en más de 300 adolescentes y jóvenes, por medio de la construcción de aulas educativas para dicho programa, esto debido a que actualmente el programa no cuenta con infraestructuras o aulas para capacitación y formación de los participantes.


“La inversión en el proyecto de vida de adolescentes y jóvenes en condición de vulnerabilidad permitirán impactar directamente en el mejoramiento de la calidad de vida de muchas familias actuales y futuras. Con el aporte brindado a través de este tipo de donaciones podemos ayudar a romper el ciclo de pobreza y a desarrollar habilidades sociales, disminuyendo prácticas de riesgo en esta población”, mencionó Jessica Fallas, encargada del programa de jóvenes de Aldeas Infantiles SOS.


Este programa busca crear nuevas oportunidades para una adecuada inserción laboral de los jóvenes de nuestro país, en el cual se beneficia una red de más de 20 organizaciones e instituciones públicas que trabajan en el desarrollo integral de adolescentes y jóvenes en condición de vulnerabilidad.